HISTORIA


Es de destacar que todos los cultos y actos en honor de nuestros titulares anteriores al año de 1923 son organizados por la Parroquia o por diversas asociaciones que daban culto a la Patrona y titular de la Parroquia.

En el año 1923 una Comisión encabezada por el Sacristán de la Parroquia D. Raimundo Pabónsiendo párroco Don Andrés Guillén, organiza la Romería de Torrijos y, a partir de entonces, todo lo relacionado con el culto a la Patrona y al Cristo de Torrijos, ubicado en una finca particular a las afueras del pueblo.

Durante los años de la Republica dejó de existir la comisión, no obstante en el año 1934 se organiza la Romería con una nueva comisión creada por el Alcalde, D. Daniel Benítez Delgado. Una vez finalizada la contienda civil, se vuelve a tomar con entusiasmo todo el movimiento en torno a la Romería, culminando con el nacimiento de la Hermandad del Santísimo Cristo de Torrijos y Nuestra Señora de la Estrella en el año 1943, aprobándose las primeras Reglas el 10 de Junio de ese mismo año por la Autoridad Eclesiástica.

Desde entonces la vida de la Hermandad se ha desarrollado con mucho entusiasmo, no sin dificultades dada la escasez de recursos económicos de nuestro pueblo en estos años, pero todo se ha solventado gracias al cariño que pone todo el pueblo en aquello que tenga relación con la Virgen de la Estrella, a la que desde siempre se ha tenido como Reina y Protectora.

Las Reglas vigentes hasta el pasado año 2010, son aprobadas por Decreto de fecha 28 de Diciembre de 2004, firmado y rubricado por D. Francisco Ortiz Gómez, Vicario General, en que se modificaron para adaptarlas a las nuevas Normas Diocesanas para HH.CC., marcando como principales fines de la Hermandad: El culto, la Formación y la Caridad.

En 2010, S.M. el Rey D. Juan Carlos I (Hermano Mayor honorífico), le concede a la Hermandad el título de "Real", uniéndose esto a la Coronación Canónica de la Stma. Virgen el 19 de Junio de ese año y la llegada de la imagen de Santa Ángela de la Cruz, es necesaria la modificación de las reglas para añadir los títulos y a la Santa sevillana en el nombre de la Hermandad que finalmente quedaría:

"Real Hermandad del Santísimo Cristo de Torrijos,
Nuestra Señora de la Estrella Coronada y Santa Ángela de la Cruz"

Además se incluyen en reglas el Triduo a Santa Ángela (Noviembre), el Triduo a la Inmaculada Concepción (Diciembre) y la Función de Aniversario de Coronación (19 de Junio).

La sede canónica de la Hermandad está radicada en la Parroquia Nuestra Señora de la Estrella, sita en la Plaza del mismo nombre, y su sede social en la calle Azucena nº 14 de la localidad en Casa Hermandad propia, construida gracias a la colaboración de todo el pueblo y bendecida el día 29 de Mayo de 1995.

A lo largo del año la Hermandad de Torrijos desarrolla y despliega una interesante vida, muy ligada a la Parroquia. A través de su intensa actividad, con los cultos,actos formativos, reuniones, actos culturales, convivencias y obras sociales origina una constante presencia en la vida social de nuestro pueblo.

Todo esto está encaminado al encuentro de los hermanos con el Señor, con el animo de crear ese ambiente festivo de fraternidad que nos hace estar unidos al Espíritu Santo, y muy especialmente en la formación y profundización de la fe cristiana de todos los miembros de la Hermandad, fieles y vecinos en general.



HISTORIA DE LA ROMERÍA DE TORRIJOS

El Hallazgo del Cristo de Torrijos el 29 de Septiembre de 1600, supone un gran acontecimiento para el centenar de vecinos de Valencina y para los pueblos de la comarca, organizándose a partir de entonces romerías y peregrinaciones que convirtieron la Capilla de Torrijos, donde fue entronizado el Santo Cristo, en uno de los centros de mayor devoción de la comarca, sobre todo durante el mes de Octubre, la devoción al Cristo de Torrijos se extendió tanto, que el 4 de Septiembre de 1795, el Papa Pio VI concede Indulgencia Plenaria a todo el que visitase la Capilla desde las primeras vísperas del día del Arcángel San Miguel hasta la puesta del Sol del día de su fiesta. Esta devoción trajo como consecuencia el nacimiento de importantes romerías, que se extendían durante todos los domingos del mes de octubre, eran los llamados Carros de Torrijos, de los cuales nos han dejado constancia importantes autores de la talle de Gonzalo de Bilbao, Gustavo A. Bécquer, Muñoz San Román, etc.

Pero es en el año 1922 cuando se le ocurre al sacristán D. Raimundo Pabón la idea de llevar a la Virgen de la Estrella en Romería a la Hacienda de Torrijos el segundo domingo de Octubre en una carreta improvisada, acompañada de jinetes y carros engalanados. Tras diversas reuniones y gracias a la colaboración de las Hermanas del Mes de María, la celebración de la romería se hizo oficial el año 1923, tras el beneplácito del párroco D. Andrés Guillen Morales.

En todo momento se contó con la colaboración de D. Emilio Torres “El Bomba”, quien prestó una carreta de labor a la que instalaron un palio blanco realizado con un mantón de Manila, que iba tirada por los bueyes “Ramito” y “Avellano”.

Los primeros años la Virgen se quedaba en su carreta en el patio central de la hacienda, posteriormente se consiguió introducir a la imagen en el llamado patio de los jazmines y tras unas reformas en la capilla se coloca a la Virgen en su interior, accediéndose por la puerta que da al anteriormente citado patio de los jazmines.

Desde los primeros años acompañaba a la Romería la Banda del Regimiento Soria, dirigido por el maestro López Farfan, quien en el año 1925 estrena en nuestra Romería la marcha “Estrella Sublime”. En estos primeros años la Virgen lucía un manto de tisú celeste y plata, llegando incluso a llevar en algunos años el manto rojo bordado en oro.

El nacimiento de la Romería supuso la desaparición de los llamados “Carros de Torrijos”, si bien los primeros años acompañaban diversas hermandades de otras localidades. Desde los primeros años la afluencia de personas es masiva, no solo precedentes de nuestro pueblo sino de otras poblaciones de la comarca aljarafeña. A ella acuden a pié, en caballerías o jumentos y agrupados en carros enjaezados, esparciéndose después por los finca hasta el atardecer.

Durante los años de la Republica sólo se celebró la Romería en el año 1934, gracias al esfuerzo realizado por el Alcalde D. Daniel Benítez Delgado, quien antepuso el parecer de su pueblo a las presiones de la ideología reinante en el país durante esos años.

En el año 1939, una vez finalizada la contienda civil, se lleva procesionalmente el Estandarte del Cristo a Torrijos por un grupo de personas, siendo el inicio de la reorganización de la comisión, que al año siguiente puso nuevamente en marcha la Romería, que se vivió con gran entusiasmos a pesar de que fueron años muy difíciles, lo que culminó con el nacimiento de la Hermandad de Torrijos el 10 de Junio de 1943, en que fueron aprobadas las primeras Reglas, asumiendo todos los cultos que existían en honor del Cristo de Torrijos y Nuestra Señora de la Estrella. La Virgen de la Estrella salía en una carreta con su palio blanco, hasta el año 1949 que cuando la Virgen iba por la calle Fray Ambrosio, se enganchó en la instalación del alumbrado que adornaba la calle y se desmontó, realizando la Virgen el resto del recorrido sin el, y a partir de este momento se dejó de montar el palio en la Carreta dada la belleza de la Virgen sin palio.

Lo cierto es que la Romería de Torrijos, donde el eje central lo forman la Virgen de la Estrella y el Cristo de Torrijos, conmocionó la vida de nuestro pueblo y cambió su ritmo festivo arraigado cada vez más en la devoción a nuestra Patrona la Virgen de la Estrella y al Santísimo Cristo de Torrijos, convirtiéndose con el paso de los años en el principal acontecimiento religioso y festivo de nuestro pueblo, traspasando los confines de nuestra localidad, siendo necesaria para su organización la colaboración de las principales entidades publicas a nivel local, provincial e incluso autonómico.

La Misa de Alba de la mañana del domingo 10 de octubre de 1982 y posterior traslado de la Santísima Virgen a su carreta es presidida por Mons. Carlos Amigo Vallejo, que en ese mismo año había sido nombrado para regir los destinos de nuestra Diócesis de Sevilla.

En la Romería del año 1992, se produce un acontecimiento insólito: la Virgen de la Estrella se tuvo que quedar en la capilla de Torrijos a causa de la lluvia caída en las horas previas para su regreso y que hacían muy arriesgado iniciar el recorrido de regreso a la Parroquia de la comitiva. Durante toda la noche, un gran número de personas acompañó a la Virgen en una vigilia mariana improvisada, llena de piedad, en constante oración y lectura de las Sagradas Escrituras.

El regreso de la Virgen se realizó en la mañana siguiente en olor de multitud, y esta vez no en su carreta de plata sino a hombros de todos sus hijos y devotos que vibraron con este acontecimiento tan singular y que por siempre guardaremos en nuestros corazones todos los hijos de Valencina.

A lo largo de estos años en varias ediciones no se celebró la Romería el segundo domingo de octubre como es tradicional:

- En el año 1948 se celebró el tercer domingo para no coincidir con los actos organizados como celebración del centenario de la conquista de Sevilla por el Rey San Fernando.

- El año 1958 como consecuencia del fallecimiento del Papa Pío XII, la Romería se celebra el tercer domingo .

- En el año 1993 como consecuencia de la intensa lluvia que caía durante toda la mañana del domingo, se aplazó la Romería y se celebró el martes día 12 de octubre con total normalidad, siendo nuestra Parroquia durante todo el domingo un hervidero de personas que querían estar cerca de nuestra Madre en un día tan significativos para todos.

En el año 1998 y por resolución de la Consejería de Comercio y Turismo de la Junta de Andalucía de 28 de mayo fue concedida a la Romería de Torrijos la “Declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional”, además de estar catalogada por la propia Consejería de Turismo como la 4ª Romería en importancia de la comunidad autónoma por afluencia de romeros.

Como dato curioso cabe destacar, que se trata de la única Romería del sur de España que está dedicada a la imagen de nuestro Señor Jesucristo.