viernes, 30 de junio de 2017

Carta semanal del Arzobispo de Sevilla

Oremos por el Papa.
 
Queridos hermanos y hermanas:
Celebramos en este domingo, el más cercano a la solemnidad de los Apóstoles Pedro y Pablo, el Día del Papa. En esta jornada damos gracias a Dios por el servicio importantísimo que el Sucesor de Pedro presta a la comunidad cristiana. Como es bien sabido, a lo largo de su vida pública, el Señor va diseñando la arquitectura constitucional de la Iglesia. Para ello, elige a los Apóstoles como cimiento, a los que envía al mundo entero para que prediquen el Evangelio a toda criatura. Previamente, en Pentecostés, los unge con la fuerza del Espíritu, que les capacita para la tarea que les espera: implantar la Iglesia en el mundo entonces conocido. De entre los Doce, elige a Pedro para que sea el principio de unidad y la piedra fundamental de la casa del Dios vivo (1 Tim 3,15). Para ello, le promete el carisma de atar y desatar, es decir, de interpretar con autoridad la palabra revelada (Mt 16,17-19). Le impone además la tarea de confirmar a sus hermanos en la fe (Lc 22,32). Después de su resurrección, en las riberas del mar de Galilea, le entrega la potestad suprema de enseñar, santificar y regir al nuevo Pueblo de Dios (Jn 21,15-17). Del mismo modo que el oficio que el Señor encomendó a los Doce subsiste en los Obispos, sucesores de los Apóstoles, el oficio que Cristo encomendó a Pedro, por voluntad de Jesús, permanece en sus sucesores, los Obispos de Roma, de modo que el Papa es, como Pedro, Vicario de Jesucristo, Pastor de toda su grey y cabeza visible de la Iglesia. Como dice el Concilio Vaticano II, el Papa “hace las veces de Cristo mismo, maestro, pastor y pontífice, y actúa en su lugar” (LG 21). Este es el fundamento del amor y veneración que debemos profesar al Papa, algo que se remonta a los primeros tiempos de la Iglesia y a la más genuina tradición católica. El amor al Papa y el “sentir” con el Papa han sido siempre un signo distintivo de los buenos católicos. Lo han sido y siguen siendo también la acogida, docilidad y obediencia a sus enseñanzas y la oración por el Papa, que goza de la asistencia indefectible del Espíritu, pero que necesita también de la plegaria ferviente de todos los hijos de la Iglesia. Todos los días hemos de encomendar al Señor la persona, la salud, el ministerio e intenciones del Papa Francisco, como él nos pide con frecuencia. Debemos rezar por él especialmente en este domingo en nuestras devociones privadas y en las celebraciones eucarísticas de nuestras parroquias y comunidades. Pido, pues, a los sacerdotes que eleven preces especiales por esta intención, que expliquen en la homilía la naturaleza del servicio petrino y que inviten a los fieles a renovar la devoción, fidelidad y obediencia al Papa. El Directorio para el ministerio pastoral de los Obispos nos pide que no descuidemos "la particular colecta denominada Óbolo de San Pedro, destinada a hacer posible que la Iglesia de Roma pueda cumplir válidamente su oficio de presidencia en la caridad universal". Por ello, pido a los sacerdotes que hagan con todo interés la colecta conocida como "óbolo de San Pedro", que es imperada y obligatoria, pero que todos debemos hacer de buen grado. En el año 2016 hemos descendido un tanto en las magnitudes económicas de esta colecta, cuyo origen se remonta a los primeros siglos de la Iglesia, si bien se generaliza a partir del siglo VIII, siguiendo la estela de los países anglosajones, verdaderos pioneros en la ayuda a la Sede Apostólica. Con el “óbolo de San Pedro” el Santo Padre atiende a las frecuentes peticiones de ayuda que, como pastor universal, recibe del mundo entero. Atiende, sobre todo, al grito de los pobres, niños, ancianos, marginados, emigrantes, prófugos, víctimas de las guerras y desastres naturales. El Papa atiende también a las necesidades de las diócesis más necesitadas. Ayuda además a los misioneros y a sus obras pastorales, evangelizadoras, humanitarias, educativas y de promoción social en los países del Tercer Mundo. Después de los pontificados grandes del beato Pablo VI, y de los papas san Juan Pablo II y Benedicto XVI, cuya figura se ha agigantado en los últimos años por su humildad, libertad de espíritu y generosidad, nuestra veneración, amor, obediencia y oración se dirigen hoy a la persona y el ministerio del Santo Padre Francisco, que por encargo de Cristo y con la compañía de su Espíritu, nos preside en la caridad, nos pastorea en su nombre, nos alienta con su palabra y nos ilumina con su Magisterio. En este domingo y siempre, estrechamos los vínculos de comunión con el papa Francisco, acogemos obsequiosamente su rico Magisterio, oramos por él y le ayudamos con nuestras limosnas a socorrer a los necesitados. Dios quiera que en este año se incrementen.
Con mi gratitud anticipada, para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.

+ Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

jueves, 29 de junio de 2017

Sabatina a Ntra. Sra. de la Estrella Coronada

El próximo sábado día 1, primero del mes de julio, esta Real Hermandad celebra ejercicio sabatino a su Amantísima Titular, Ntra. Sra. de la Estrella Coronada, Patrona de Valencina de la Concepción. De esta forma, y dando cumplimiento a sus Reglas, el culto comenzará a las 20:45h. con el siguiente orden: rezo del Santo Rosario, salutación sabatina, Santa Misa y Salve Solemne.
Ocupará la sagrada cátedra el Rvdo. Padre D. Félix María Casanova Lobo, párroco y Director Espiritual de la Hermandad.
 

miércoles, 28 de junio de 2017

Misa mensual ante el Stmo. Cristo de Torrijos

El próximo viernes día 30, último del mes de junio, esta Real Hermandad celebra Santa Misa ante el Stmo. Cristo de Torrijos en su capilla, dando cumplimiento a la Regla 29ª. El culto comenzará a las 19:45h. con el rezo del Santo Rosario seguido de la celebración eucarística, que estará oficiada por el Director Espiritual de la Hermandad, el Rvdo. P. D. Félix María Casanova Lobo.
 

martes, 27 de junio de 2017

Horario de verano de la Casa de Hermandad

Como ya se notificó por escrito, durante los meses de julio y agosto no se dispondrá de un horario fijo para atender a los hermanos, por lo que, a estos efectos, la Casa de Hermandad permanecerá cerrada.
Durante estos dos meses, se atenderá con cita previa a los hermanos que así lo soliciten enviando un correo electrónico a torrijos@hermandaddetorrijos.com, en el que deberán indicar el motivo de la misma.
Por tanto, hoy martes y mañana miércoles serán los últimos que se atienda presencialmente en horario de 20:30h. a 21:30h. hasta que finalice la Novena a Ntra. Sra. de la Estrella Coronada, tras la que recuperaremos el horario habitual.

Cesión del paso del Grupo Joven para el Corpus Christi de Guzmán

El pasado sábado 17 de junio tuvo lugar la procesión del Corpus Christi en la vecina localidad de Castilleja de Guzmán, para lo que nuestra Hermandad cedió el paso conocido como "del Grupo Joven" para que procesionase sobre él el Santísimo Sacramento.
La parihuela es de madera de pino realizada por el taller sevillano de Manuel Guzmán en 2009, mientras que la carpintería exterior se debe a Antonio Mendoza en 2011. El conjunto ha sido restaurado por Juan Bersabé y Mariano López en 2017. Los faldones que utiliza son los antiguos del paso de Ntra. Sra. de la Estrella Coronada, de menores dimensiones, confeccionados por un grupo de hermanas en 1972.
Felicitamos a la Asociación Parroquial de la Vera+Cruz-de Castilleja de Guzmán por el desarrollo de la procesión, así como por el regreso de la Stma. Virgen del Rosario tras su restauración.

domingo, 25 de junio de 2017

Carta semanal del Arzobispo de Sevilla

Nueve nuevos sacerdotes.

Queridos hermanos y hermanas:
El sábado, solemnidad de san Juan Bautista, tiene lugar en nuestra catedral una ceremonia verdaderamente excepcional. El Señor me concede la dicha de ordenar sacerdotes a ocho seminaristas de nuestro Seminario y un religioso de la Sociedad del Verbo Divino. Por ello, en esta carta semanal me siento obligado a repetir con San Pablo: "Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales" (Ef 1,3). La misericordia de Dios se ha mostrado desbordante con nosotros al elegir y consagrar como sacerdotes a los diáconos Manuel Cabeza García, Manuel Dama Nuevo, Plácido Díaz Vázquez, José Miguel Gómez Álvarez, Francisco José Duarte Maqueda, Elmer Alexander López Lopez, David Rizo Fernández, Carlos Romero Prieto y el diácono de la Sociedad del Verbo Divino Cocou Cyriaque Sounou. Dios nuestro Señor les ha bendecido regalándoles la vocación sacerdotal y configurándolos sacramentalmente con Cristo sacerdote, cabeza y pastor de la Iglesia, siervo y servidor. También ha bendecido abundantemente a nuestra Archidiócesis, que se enriquece con el don de su sacerdocio, por el que nos llegarán tantos y tan fundamentales bienes de Dios. A través de ellos, Cristo realizará en su Iglesia su obra de salvación cumpliendo aquella promesa consoladora, "os daré pastores según mi corazón" (1 Sam 2,35), que culmina en su toda plenitud en Jesucristo, el único pastor de nuestras almas. Es justo, pues, que la Archidiócesis toda dé gracias a Dios, autor de todo bien. Y junto con la acción de gracias, nuestra oración al Señor para que sean santos, hombres de oración, enamorados de Jesucristo y de su ministerio, pastores fieles y entregados, nunca asalariados, a los que no les importan las ovejas. Pedimos para ellos que nunca busquen el propio interés, el medro personal, el afán de poder o el dominio sobre las ovejas que la Iglesia les confíe; que sean siempre servidores abnegados en la viña del Señor, sin pedir nada a cambio, sin profesionalizar el don que han recibido, sin escatimar nada, sin reservarse nada, dedicados al servicio del Reino de Dios, sin interés alguno bastardo, sino por Dios mismo y por amor a los hombres, sin cálculos, sin medida, sin barreras, sin poner o exigir condiciones. A partir de ahora, el Señor debe ser de una forma especialmente intensa el lote de su heredad (Sal 15,5-6) y su única plenitud. Por ello, pedimos al Señor que Él sea el único cayado en el que se apoyen en la nueva andadura que ahora inician; que entreguen por entero a Jesucristo y a la Iglesia su tiempo, sus talentos, sus energías, su afectividad y su capacidad de amar. Que siempre se vean a sí mismos como don de Dios, sobre todo para los más sencillos, los que están abandonados en las cunetas de la vida, los cansados y agobiados, los pecadores, los pobres, los necesitados, los niños y los jóvenes.
Que se gasten y se desgasten en el servicio a la Iglesia y que encuentren en el ministerio el júbilo y la alegría redoblada que mantendrá en ellos la frescura y la ilusión a pesar de las dificultades y el cansancio, apoyados siempre en el Señor, centro y corazón de sus vidas. Que María, la madre de Cristo sacerdote, madre por un título especial de los sacerdotes, les acompañe siempre, les confirme en la fidelidad, bendiga sus tareas pastorales y llene de fecundidad su ministerio para gloria de Dios, santificación propia y bien de la Iglesia. La ordenación de estos nueve nuevos sacerdotes nos va a permitir cubrir los huecos que deja la jubilación de algunos venerables sacerdotes que han sobrepasado ampliamente la edad canónica. A pesar de todo, y aún contando con el número relativamente crecido de los alumnos de nuestros Seminarios, que nos permiten otear el futuro con esperanza, el número de nuestros sacerdotes sigue siendo corto para las necesidades de la Archidiócesis, que tiene algunos flancos deficientemente cubiertos. Por ello, me permitiréis que vuelva a insistir en la necesidad de que todos nos impliquemos con ilusión redoblada en la pastoral vocacional: los padres, los educadores, y muy especialmente los sacerdotes y los propios seminaristas. Estoy convencido de que las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada son el mejor termómetro de la vitalidad espiritual de una parroquia, de la misma forma que es también verdad que allí donde hay un sacerdote santo, celoso, ejemplar y fiel, que cultiva esta pastoral específica, sigue habiendo vocaciones, pues Dios sigue llamando, aunque necesita de nuestra colaboración para promover la generosidad de los jóvenes. Encomiendo una vez más la oración por las vocaciones a las contemplativas, a la Adoración Nocturna y a la Adoración Perpetua de San Onofre. Extiendo esta invitación a las parroquias y a todos los grupos, asociaciones y movimientos, sin olvidar a las Hermandades. Oremos todos con insistencia al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies (Lc 10,2).
Con mi felicitación para los nuevos sacerdotes y sus familias, para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.
 
+ Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

martes, 20 de junio de 2017

Representación en los cultos a Jesús Sacramentado

La pasada semana, una repredentación de la Junta de Gobierno asistió a los cultos en honor a Jesús Sacramentado que organizaba la Hermandad Vera Cruz Valencina de la Concepción. Concretamente, el último día de Triduo, sábado 17 de junio, estuvo dedicado a nuestra Hermandad.
Asimismo, el Hermano Mayor también asistió al Pregón Eucarístico celebrado en la Iglesia Parroquial el domingo 11 de junio, que estuvo a cargo de los grupos de confirmación.
 

viernes, 16 de junio de 2017

Carta semanal del Arzobispo de Sevilla

"Corpus Christi, el Señor en nuestras calles".

Queridos hermanos y hermanas:
 
Escribo estas líneas en las vísperas de la solemnidad del santísimo Corpus Christi, que Sevilla celebrará con todo esplendor el próximo 15 de junio. Después de renovar el memorial de la cena del Señor, dejaremos la catedral para acompañar a Jesucristo con nuestros cantos por las calles de Sevilla. Recorremos con Él el hermosísimo entramado urbano de nuestra ciudad, que en esa mañana se convierte en un gigantesco templo para gloria del Señor sacramentado. En esta procesión lo sustantivo no son las numerosas imágenes de los santos sevillanos, ni las sobreabundantes representaciones que en ella desfilan. Lo importante y decisivo es el Señor, que no sería bueno que quedara solapado por otras realidades que no pertenecen a la esencia de esta procesión, que es la única que es mencionada en el Código de Derecho Canónico y es calificada únicamente como procesión eucarística. En esa mañana saldremos a la calle para expresar al Señor nuestra gratitud, para manifestarle la alegría de tenerle corporalmente con nosotros, para decirle que queremos convivir permanentemente con Él, contando con su presencia, aceptándole en el devenir de nuestras vidas como un vecino importante, conocido y querido, cuya presencia es una riqueza para todos. Detendremos el paso ante dos altares preparados por la devoción de los sevillanos, para venerar, aclamar y adorar una vez más el cuerpo verdadero de Cristo, nacido de María, traspasado e inmolado en la Cruz para nuestra salvación. Renovaremos comunitariamente nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía y confesaremos con los labios y creeremos en el corazón que en la custodia de nuestra catedral, auténtico prodigio cincelado por Juan de Arfe, gracias a la piedad de nuestros mayores, está presente Jesucristo con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Detendremos nuestro paso para confesarle como Hijo único de Dios, clave de bóveda del universo, Señor de la historia humana y de la historia de la salvación y única esperanza para el mundo. Llenos de admiración, con asombro, humildad y piedad sobrecogida le diremos que lo aceptamos como Señor de nuestras vidas, luz de las gentes, camino, verdad y vida del mundo, Evangelio vivo de Dios, amor de los amores, paz y reconciliación nuestra y fuerza de salvación para todo el que cree.
En esa mañana, sin triunfalismos ni arrogancia, pero también sin rubor y sin complejos, los cristianos de Sevilla proclamaremos que el pan eucarístico es el sacramento de nuestra fe y el corazón de la vida de la Iglesia. En esa mañana, con alegría en los rostros y calor en los corazones, los cristianos de Sevilla reconoceremos que el cuerpo de Cristo es la fuente de nuestra vida renovada y el fundamento de nuestra esperanza frente al poder del pecado y de la muerte. Reconoceremos también que Él es el pan que recrea y enamora, que rejuvenece, renueva y fortalece nuestra vida, pues en Él recibimos la vida de Dios hasta la hartura. En esa mañana, en la jornada de Caritas y Día de la Caridad, los cristianos de Sevilla, contemplando en la custodia el rostro eucarístico de Cristo, nos comprometeremos a descubrirle también en el rostro sufriente y, en ocasiones deformado, de los hambrientos, sedientos, desnudos, enfermos, prisioneros, desplazados y emigrantes. Al mismo tiempo, a creyentes y no creyentes, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que buscan la paz y la justicia y sueñan con la nueva civilización del amor, les ofreceremos con respeto, humildad y convicción, nuestro mejor tesoro, el misterio del cuerpo entregado y de la sangre derramada para la salvación del mundo, sacramento de piedad, signo de unidad y vínculo de caridad (San Agustín). En Él, que guarda cuanto queda de amor y de unidad, se nos brinda a todos la mejor escuela de vida, de libertad verdadera, de paz, de humanismo y de fraternidad. En Él aprendemos a perdonar, a abajarnos y a ponernos a los pies de los pobres, de los que no cuentan, para servirles, a ponernos de parte de los últimos y en su lugar, a entregar la vida, gastada y desgastada, por nuestros hermanos. En esa mañana, conscientes de que la Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, pediremos al Señor, presente en el sacramento, que bendiga a España para que sea siempre fiel a sus raíces cristianas y se afiance entre nosotros la paz, la concordia, la unidad y la solidaridad; que bendiga a nuestra Archidiócesis para que no desmaye en el anuncio de Jesucristo con obras y palabras; que bendiga a nuestra ciudad, que aliente a sus autoridades en su servicio al bien común, especialmente de los últimos; que bendiga a nuestras familias, a los niños y jóvenes, a los matrimonios y ancianos; que bendiga a todos los sevillanos, a los que creen y a los que no creen, todos ellos hijos muy amados de Dios.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. Feliz día del Corpus.
 
+ Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

miércoles, 14 de junio de 2017

La Virgen de Fátima presidirá el altar del Corpus de la Real Hermandad de Torrijos

Este año se cumple el centenario de las apariciones de la Stma. Virgen en Fátima, celebrándose tal efeméride con un Año Jubilar y numerosos actos en todas partes del mundo, incluyendo nuestra Archidiócesis.
Por este motivo, la sagrada imagen de la Virgen de Fátima que se conserva en la parroquia será entronizada en el altar que tradicionalmente elabora la Real Hermandad de Torrijos al paso de Jesús Sacramentado en la procesión del Corpus Christi. La Hermandad se suma de esta forma a la alegría por tan dichoso aniversario.
La Virgen de Fátima peregrina visitó Valencina de la Concepción el 31 de enero de 1949, entrando por la calle General Sanjurjo (actual Mariana de Pineda) y siendo acompañada por el fervor de multitud de personas. Recorrió todas las calles del pueblo y permaneció en la parroquia de Ntra. Sra. de la Estrella, donde fue recibida por nuestra Hermandad, la única en activo por aquel entonces.
Una réplica fue donada a la parroquia por el vecino Bartolomé González de los Santos, recibiendo culto en la hornacina derecha del arco de entrada a la capilla del Sagrario hasta el año 2010. Actualmente permanece en la sacristía.

martes, 13 de junio de 2017

Función del VII Aniversario de la Coronación Canónica

El 19 de junio de 2010 supuso un hito trascendental en la historia de Valencina de la Concepción. Siglos de sincera y ferviente devoción hacia Nuestra Señora de la Estrella culminaron en la enésima muestra de amor de este pueblo hacia la Santísima Virgen, que ya la reconocía como Patrona y Protectora de la localidad, como Emblema y Titular de su comunidad parroquial, y como Alcaldesa y Tesorera de esta villa simpar del Aljarafe. Tanto ha querido y quiere Valencina a su Virgen de la Estrella que el amor hacia Ella le hizo incluso cambiar su propio nombre para llamarse "de la Concepción". Hasta el escudo municipal luce orgulloso la estrella de ocho puntas, símbolo de la Virgen.
El 19 de junio de 2010, la Iglesia Católica resaltó la importancia de la devoción a la Santísima Virgen de la Estrella con la coronación de su sagrada imagen por parte del Arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo Pelegrina, incidiendo en la Realeza de María, Madre de Cristo.
El próximo lunes, 19 de junio de 2017, celebraremos Función para rememorar tan felices momentos vividos con nuestra Amantísima Titular, tal y como recogen las Reglas de nuestra Hermandad. Comenzará a las 21h. en la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Estrella, estando oficiada por el Rvdo. P. D. Félix María Casanova Lobo e interviniendo el Coro de la Hermandad.

domingo, 11 de junio de 2017

Desfile de moda 2017

Cartel desfile de moda 2017.
La Real Hermandad de Torrijos organiza, como cada año, un desfile de moda en el que participan decenas de voluntarios luciendo las prendas de los comercios que colaboran con este acto.
 
Tendrá lugar el sábado 24 de junio a partir de las 21:30h., y repetiremos el formato de la pasada edición: la pasarela comenzará en la Casa-Hermandad y discurrirá por la calle Azucena.
 
El acto estará presentado por N.H.D. Alberto Ceballos, y contaremos con la actuación del Coro Hdad. de Torrijos. Además, dispondremos de servicio de ambigú con tapas caseras.
 
Los comercios que participan son:
-Maestranzo. Carmen Navarro.
-Grupo Hermanos Jaén.
-El Ropero del Desván.
-COOCO moda infantil.
-Confecciones María Benítez.
-Creaciones Ñezgo.
 
Las entradas podrán adquirirse de forma anticipada en los comercios que colaboran y en la Casa-Hermandad, así como justo antes del comienzo del evento en la propia calle Azucena. Se podrá acceder desde las 21h.
 
Nota importante: por motivos de organización, el acceso a la calle Azucena por la calle Alamillo permanecerá cerrado, por lo que la única entrada será por la Avenida de Andalucía.

Carta semanal del Arzobispo de Sevilla

Jornadas de las monjas contemplativas.
 
Queridos hermanos y hermanas:
 
Celebramos en este domingo la solemnidad de la Santísima Trinidad. En ella confesamos nuestra fe en la Trinidad santa, adoramos su unidad todopoderosa y damos gloria a Dios uno y trino porque nos permite entrar en la intimidad y riqueza de la vida trinitaria. En este domingo, contemplamos este misterio inefable y la Iglesia entera se hace confesión de la gloria de Dios, adoración y acción de gracias a la Santísima Trinidad, que nos abre sus puertas, nos introduce en su intimidad y hace que participemos de la vida divina. Para que no olvidemos que la gloria de Dios Trinidad es nuestra vocación más profunda, viviendo como hijos del Padre, hermanos del Hijo y ungidos por el Espíritu, en la solemnidad de la Santísima Trinidad la Iglesia celebra todos los años la jornada "Pro orantibus", día especialmente dedicado a los monjes y monjas contemplativos. En esta jornada, la Iglesia y cada uno de nosotros les devolvemos con nuestra oración y nuestro afecto lo mucho que debemos a estos hermanos y hermanas, que hacen de su vida una donación de amor, una ofrenda a la Santísima Trinidad y una plegaria constante por la Iglesia y por todos nosotros. La vida contemplativa pertenece a la entraña más profunda del cristianismo y tiene en su carta magna, su carta programática, su más radical justificación en el Evangelio, en el que leemos: “Si quieres ser perfecto, ve, vende cuanto tienes, dalo a los pobres y sígueme” (Mt 19,21) El padre de la vida contemplativa en Occidente fue San Benito en la primera mitad del siglo VI, que en Subiaco, no lejos de Roma, construye un monasterio, dando vida a una comunidad fraterna fundada en la primacía del amor de Cristo, en la que la oración y el trabajo se alternan armoniosamente en alabanza de Dios. Los historiadores civiles han destacado la contribución destacada de San Benito y los benedictinos a la conformación de la cultura europea, al avance de la agricultura, de las ciencias y de las artes a través de sus monasterios. Lo decisivo, sin embargo, en la vida de san Benito es la búsqueda de Dios: “Quaerere Deum”. Desde esta perspectiva, se entiende muy bien la expresión que sintetiza el programa de vida de sus monjes: «¡Nihil amor Christi praeponere!», «No anteponer nada al amor de Cristo» (Regla, IV, 21), que es más importante que la propia familia, los proyectos de futuro, la carrera, el dinero, la fama o la gloria. A partir de la regla benedictina, en la Edad Media, surgen numerosas familias religiosas contemplativas, dedicadas a la oración y a la contemplación. Nuestra Archidiócesis tiene el privilegio de contar con treinta y siete monasterios, todos ellos femeninos. Son un tesoro que nunca deberían desaparecer y que todos deberíamos estimar y no sólo por los valores artísticos que atesoran. A veces aparecen visiones prevalentemente económicas a la hora de adivinar el futuro de nuestros monasterios. Se habla con frecuencia de “poner en valor” sus edificios, apuntando casi siempre a los réditos económicos para el turismo, que nunca pueden constituir un objetivo inmediato o preferente, sino más bien una secuela. Si suprimiéramos de los monasterios el dinamismo de la vida contemplativa, los convertiríamos en un mero museo, en unos monumentos cuya belleza ha perdido el brillo y la identidad que les es propia: dar gloria a Dios, a través de la oración constante de la comunidad, de la Eucaristía diaria dignísimamente celebrada, el canto solemne y bello de la Liturgia de las Horas y de la mera existencia de las monjas, que nos recuerda que sólo Dios es Dios, que sólo Dios basta; y que nos muestran los valores perennes, como el silencio, el amor a la soledad, la fraternidad, la mortificación, la gratuidad, la donación, la hospitalidad, el servicio a los pobres y la alegría, que son los valores auténticos que dan consistencia a nuestra vida. Pero hay otro aspecto que no quisiera soslayar: nuestros monasterios son un torrente de energía sobrenatural para la Iglesia y para el mundo. Santa Teresa de Lisieux, carmelita, doctora de la Iglesia, una de las figuras más grandes de toda su historia, fallecida en 1897 a la edad de 24 años, nos dejó escrito que los contemplativos son el “corazón de la Iglesia”, pues por ella viven, oran, se sacrifican y se inmolan, siendo para el mundo un venero precioso de energía y de fecundidad sobrenatural, realidad ésta invisible e intangible, pero ciertamente la más importante para quienes creemos en la Comunión de los Santos. Los monjes y monjas no son inútiles ni extraños, pues, a la ciudad secular, ya que contribuyen a su modo, de un modo ciertamente misterioso, a la construcción de un mundo más justo, fraterno y humano, tal y como Dios lo soñó. Al mismo tiempo que felicito a nuestras monjas contemplativas y les aseguro nuestra oración y nuestro afecto, para todos mi saludo fraterno y mi bendición.
 
+ Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

miércoles, 7 de junio de 2017

Convivencia de costaleros

El próximo sábado, 10 de junio, celebraremos una convivencia en nuestra Casa de Hermandad que servirá de toma de contacto con el nuevo capataz del paso de la Stma. Virgen de la Estrella Coronada, N.H.D. Santiago Romero Pérez. Comenzará a partir de las 20:30h., y a ella están invitados aquellos que hayan formado parte de la cuadrilla de costaleros o tengan interés en hacerlo.
¡Te esperamos!

martes, 6 de junio de 2017

Encuentro con refugiados. Pastoral Social

Delegación Diocesana de Pastoral Social.

A la festividad litúrgica del Corpus Christi el episcopado español ha unido también el "Día de la Caridad".

Para dar a conocer uno de los muchos grupos humanos que viven entre nosotros, necesitados de ayuda, esta Delegación ha mantenido un encuentro con refugiados días pasados, cuyo resumen ofrecemos por si tienen a bien darlo a conocer entre sus feligreses
La finalidad de este encuentro es que el testimonio de estas personas llegue a la sociedad civil posibilitando un movimiento de solidaridad, en especial en nuestras Parroquias y comunidades cristianas para, de alguna manera, poder responder a sus necesidades. Su presencia entre nosotros los cristianos es especialmente un llamamiento a abrirnos al respeto y a la amistad con el que decimos, sabemos y creemos que es nuestro hermano o hermana.

Los conflictos bélicos y las persecuciones políticas, religiosas, de orientación sexual u otras, fuerzan a la población civil a huir de sus países dejando todo, no para vivir mejor, sino para salvar la vida amenazada por estas causas.

De ellos, el 90% se quedan en los países próximos a los de su procedencia y otros, jugándose la vida, se desplazan buscando mayor seguridad y mejores oportunidades a tierras más alejadas y seguras. Tanto la legislación internacional como la nacional reconocen el derecho de los demandantes de asilo. En el marco del conflicto sirio la Unión Europea estableció en 2015 cupos de refugiados para los países miembros. España se comprometió entonces a 17.387 refugiados entre 2016-2017. De esta cifra aún no ha llegado ni el 10% como consecuencia de trabas que evidencian una actitud poco diligente y generosa.

Sensibles a esta situación, el pasado 22 de mayo, en un gesto de aproximación y acogida, celebramos una mesa redonda en los locales de la Hermandad de San Esteban de Sevilla de la que extraemos este resumen:
1. Justificación. La acogida del extranjero es esencial a las actitudes del cristiano, recordando como figuras sometidas a esta situación, la de la propia familia de Jesús, huida a Egipto, por la persecución de Herodes y la de los primeros cristianos tras la muerte de S. Esteban, por martirio. Así nos lo recordaba el Papa Francisco en el mensaje para la última Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, señalando que en los cuatro evangelios, con parecidas palabras, se contiene que "quien acoge a un niño como este en mi nombre, no me acoge a mí, sino a quien me ha enviado", además de que la comunidad cristiana abraza todas las naciones razas y lenguas.
2. Desarrollo: con la participación de cuatro personas refugiadas procedentes de Iraq, Camerún, El Salvador y Cuba, dos hombres y dos mujeres, bajo la coordinación de una representante de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), se hizo un recorrido por la situación que sufren atendiendo a los siguientes ejes o cuestiones:

• SENTIMIENTOS QUE ACOMPAÑAN A SU SITUACIÓN DE ACOGIDA:
 
Gratitud y sensación de extrañamiento que, en algunos casos, se hace más dolorosa por el recelo que la falta de información genera en algún sector de la población y que cristaliza en el aislamiento a que en muchas ocasiones se desarrolla su vida.

Incertidumbre sobre su futuro. A la falta de trabajo se le añade el miedo a que se les deniegue la solicitud de asilo porque quedarían en situación irregular. Es decir, sin posibilidad de trabajar de forma legal ni poder hacer ninguna gestión oficial, puesto que oficialmente "no existen".

• DESARROLLO DE SU VIDA DIARIA: bajo el sentimiento que describen, y sin olvidar la nostalgia de su país, su afán no es otro que el logro de una integración en las mejores condiciones posibles. Para ello se afanan de forma continuada por llevar una vida normal, llevando a sus hijos al cole, formándose, conociendo la ciudad y nuestra cultura y acudiendo a las citas que su proceso de asilo requiere.

• PERSPECTIVAS DE FUTURO:
 inciertas, esperan poder estar tranquilos en Sevilla, viviendo de manera más autónoma, pero saben que esta suerte sólo ocurrirá si el Ministerio resuelve positivamente su demanda de protección internacional. Contra la esperanza que los acompaña en su huida, las dificultades del día a día (desempleo, problemas para consolidar su estatus de refugiado, régimen de ayudas muy limitado, problemas para disponer de vivienda...), los someten a una zozobra continua a la que procuran oponer el empeño por recuperar la dignidad.

• DEMANDAS O SOLICITUDES QUE HACEN A NUESTRA SOCIEDAD. Apelan a sectores e instituciones de la sociedad sevillana para que contribuyan a eliminar barreras que permitan su integración, para que colaboren en eliminar estereotipos que dificultan que se les vea como iguales, a una mejor información de la población general sobre su situación y la sensibilidad de los ciudadanos. Las barreras de la desconfianza y el recelo que suscita su presencia entre nosotros se hace evidente en sus dificultades para una convivencia fluida, para el alquiler de una vivienda o la obtención de un empleo suficiente. Por ello, lo que desean es que la apertura mostrada por algunos ciudadanos, o instituciones como nuestra Iglesia se hagan generales.
3. Conclusiones de la mesa:

• SENTIMIENTO DE LOS ASISTENTES: todos los asistentes se mostraron afectados ante la gravedad de la situación de los ponentes, representantes de un colectivo mucho más amplio, y sus comentarios sobre la conveniencia de disponer de la más amplia información sobre esta realidad con el fin de lograr su mejor acogida.

• DERIVAS PRÁCTICAS. Con independencia de plantearse la conveniencia de promover gestos de aproximación que ayuden al reconocimiento entre los refugiados y los sevillanos con el objeto de favorecer su integración y disolver los recelos, o la mejor información sobre el origen de su situación y la realidad de su desempeño diario, el mejor modo y más concreto de ayuda se centra en el favorecimiento de su empleo, de ello depende la posibilidad de la prolongación de su estatus de refugiado, y el de su acceso a una vivienda, de ella depende la normalización de su existencia, ya lo sea en régimen de alquiler o mediante la promoción de los distintos modos de compartirla. En palabras de la representante de CEAR, esa es la barrera más importante para ellos, los propietarios de pisos desconfían de los refugiados haciendo muy difícil su instalación en régimen de normalidad entre nosotros.

viernes, 2 de junio de 2017

Galería del Triduo de Ntra. Sra. de la Estrella Coronada

Os ofrecemos una breve galería de imágenes de los días del Triduo del Mes de María en honor a Ntra. Sra. de la Estrella Coronada, celebrado la pasada semana.





















Fotografías: Ana Belén Suárez Pérez.

jueves, 1 de junio de 2017

Ofrenda floral a las hermandades del Rocío

El pasado martes 30 de mayo, una representación de la Real Hermandad de Torrijos, encabezada por su Hermano Mayor, asistió a la Misa de Romeros de la Hermandad del Rocío de nuestra localidad, acompaño a la salida del simpecado con estandarte y varas, y ofrendó un ramo de flores que fue depositado en la carreta. Asimismo, el Hermano Mayor de nuestra Hermandad acompañó a la del Rocío en la presidencia de la comitiva, portando una vara en la presidencia.
En torno a las tres de la tarde del mismo día, una representación de la Junta de Gobierno de nuestra Hermandad recibió con estandarte y varas a la Hermandad del Rocío de La Algaba en la puerta de la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Estrella, ofreciendo un ramo de flores al simpecado de la Virgen.
En la mañana del miécoles 31 de mayo sucedió lo propio al paso de la Hermandad del Rocío de Santiponce por la parroquia de Valencina de la Concepción, siendo recibida en la puerta principal por nuestro estandarte corporativo y realizándose una ofrenda floral.