viernes, 30 de noviembre de 2012

Actuación del Coro de la Hermandad

Mañana, sábado 1 de diciembre de 2012, el Coro de la Hermandad de Torrijos, nuestro coro, actuará en la inauguración del alumbrado navideño de la vecina localidad de Salteras.
El Excmo. Ayuntamiento de Salteras ha tenido a bien contar con las magníficas voces del Coro de la Hermandad que actualmente a está a un nivel magnífico, fruto del trabajo llevado a cabo por los componentes y los directores que se han ido sucediendo en el cargo esto años, desde que cogiera la dirección Francisco José Pavón, pasando por Antonio Castejón hasta el actual director, Juan María Fernández, que también cuenta con el cargo de Consiliario en la Junta de Gobierno.

El coro cuenta actualmente con más de una veintena de componentes, entre mujeres y hombres, que se dejan las gargantas para los cultos y eventos de nuestra hermandad cada vez que ésta los llama, además de trabajar como el que más para estos eventos, como por ejemplo para el próximo Belén Viviente que la Hermandad organiza en la Hacienda "Los Alcores" (Familia Artillo), los próximos días 22 y 23 de Diciembre.

ENHORABUENA A TODOS ELLOS Y QUE NUESTROS TITULARES LOS GUÍEN POR EL BUEN CAMINO Y SIGAN MEJORANDO.

OS ESPERAMOS A TODOS ESTE SÁBADO 1 DE DICIEMBRE EN LA PLAZA DE ESPAÑA* DE SALTERAS DESDE LAS 17:00H.
CONTAREMOS, ADEMÁS DE LA ACTUACIÓN DEL CORO, CON DEGUSTACIÓN DE DULCES TRADICIONALES

*si lloviese, el evento se trasladaría al Salón Multiusos del Ayuntamiento de Salteras.


jueves, 15 de noviembre de 2012

Fray Luis María de Valencina, Beato



Muchos se preguntaban en la tarde de ayer porqué repicaban tanto las campanas a eso de las seis y media de la tarde. Y es que, según nos ha informado nuestro párroco y director espiritual, D. José Miguel Verdugo, fue en la tarde de ayer, miercoles 14 de noviembre de 2012, cuando se conoció la noticia de que Fray Luis María de Valencina junto al resto de los llamados "Mártires de Antequera" será beatificado en Octubre del año 2013 (fecha concreta aún por determinar). Esta gran noticia, a tenido una magnífica acogida entre la comunidad parroquial de Valencina, ya que Fray Luis es uno de los hijos más celebres de nuestro pueblo.



· Fray Luis María de Valencina ·

Fray Luis (Jerónimo Limón Márquez), forma parte de los llamados "Siete Capuchinos mártires de Antequera", nació en Valencina, entonces del Alcor, el 27 de Marzo de 1885. Sus padres se llamaban Luis Limón y María Dolores Márquez, naturales también de Valencina; recibió el bautismo de manos de D. Antonio Márquez Roselló, cura ecónomo de la parroquia de Ntra. Sra. de la Estrella, quien le impuso el nombre de Jerónimo María de la Santísima Trinidad. Fue confirmado el 24 de mayo de 1.892 por D. Anto­nio Ruiz Cabral, obispo de Pamplona que con licencia del Sr. Arzobispo de Sevilla, giró visita pastoral a Valencina los días 23 y 24 de mayo de 1.892.

Desde sus primeros años fue educado en el temor del Señor por lo que, en semejante ambiente, era fácil oír la llamada del Señor al estado de perfección, siguiéndola de inmediato como hijo de San Francisco.
Ingresó en el Colegio Seráfico de los PP. Capu­chinos de Sanlúcar de Barrameda, destacando ya por su piedad, devoción, austeridad y penitencia. El 8 de mayo de 1.900 vistió el hábito capuchino comenzando el noviciado y emitiendo la profe­sión simple el 5 de junio de 1.901 y la solemne el 5 de enero de 1.905. Hizo sus estudios de Filosofía y Teología con verdadero aprovechamiento, ordenándose de sacerdote el 4 de abril de 1.908.
Gobernó como Guardián con verdadero espíritu de servicio, los conventos de Sanlúcar de Barrameda, Sevilla y Antequera; después toda la Provincia tras ser elegido Ministro Provincial. Fue un predicador excelente y un gran director de ejercicios espi­rituales . Se mostró en todo momento un cultivador eximio de la caridad, de la práctica de la obediencia, amante de la pobreza; y siempre, fiel observante de la Regla.
El P. Luis de Valencina, según contaba el P. Claudio de Trigueros que lo tuvo de Guardián y Director en Sanlúcar de Barrameda, era muy delicado de conciencia respecto a la virtud de la pureza; sobre este particular no soportaba ni siquiera palabras equívocas. La gente de la calle hablaba de su piedad mariana y auténtica­mente franciscana.
Como director que era del Seminario Seráfico, vivía, a pesar de su edad, verdaderamente entregado a su trabajo; era un amante del Colegio Seráfico. Según testimonio del P. Angel de León, seminarista entonces, el P. Luis de Valencina "se adaptaba mucho a nuestro modo de obrar y nos inculcaba de manera muy apropiada la piedad y la devoción a la Virgen Santísima".
Sobrellevó con admirable ecuanimidad las vejaciones habidas desde el 20 de julio al 3 de agosto de 1.936, con las que los enemi­gos asediaban a los religiosos sitiados en su convento. Él mismo intentó evadirse del convento por una ventana del dormitorio de los seráficos, lesionándose el pie derecho al caer a tierra. Por este motivo fue transportado en una camilla a la Cruz Roja, pero, al salir a la calle, comenzó su particular Viacrucis, ya que la gente rodeó la camilla gritando y vociferando: "Llevan un fraile... ¡Que muera! ¡Que muera!... ¡Que lo maten!...".
Entre burlas e improperios llegó a la puerta del Centro Sanitario. Arrojado al suelo sólo pudo pronunciar estas palabras: "¡En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu!" siendo asesinado a balazos justo en el llamado Callejón de los Avi­sos, al final de la Carrera, hoy Callejón de Urbina, en un lugar donde se venera en una hornacina, un cuadro de la Virgen del Carmen. A los pies de la Virgen, de la que había sido devoto hijo, entregó su alma al Señor.